Signo Capricornio: nacidos el día 26 de Diciembre

Planeta regente: Saturno

Las personas del Signo Capricornio nacidas el día 26 de Diciembre nunca tienen miedo de seguir adelante con sus ideas y con su energía y determinación sin parar, no es de extrañar que a menudo logren lo que se proponen en la vida.

Sin embargo, una vez que llegan a la cima, a menudo se niegan a moverse a cualquier otro lugar y su energía ya no está dedicada a avanzar, sino a mantener su posición ventajosa.

Por lo tanto, son una curiosa mezcla de ambición, perseverancia y un deseo de seguridad y estabilidad.

El peligro de esta combinación, aunque atraiga un éxito profesional considerable a su manera, es que corren el riesgo de volverse demasiado mecánicos o insensibles, no sólo hacia sí mismos sino hacia los demás.

Es vital para su crecimiento psicológico que se pongan en contacto con sus sentimientos y los de los demás, ya que a veces se pueden encontrar con individuos tan intensos, serios y duros.

Hasta la edad de veinticinco años a menudo sentirán la necesidad de orden y estructura en sus vidas, y las consideraciones prácticas son importantes.

Durante estos años -y de hecho en cualquier etapa de sus vidas- la clave de su éxito será practicar el arte del compromiso, recordando que los sentimientos de otras personas siempre deben ser tomados en cuenta.

Después de los veintiséis años se produce un punto de inflexión significativo, que les da la oportunidad de expresar su individualidad. Después de los cincuenta y seis años es probable que haya un mayor énfasis en la receptividad emocional, la imaginación o la conciencia psíquica y espiritual, y estos son los años en los que es probable que se sientan más contentos y satisfechos.

Cualquiera que sea la etapa o edad en que se encuentren, deben evitar la tendencia a aferrarse a lo que saben, o a volverse complacientes o demasiado conscientes de la seguridad.

Una vez que entienden que, a menudo, el mayor progreso hacia delante requiere asumir riesgos, abandonar algún terreno y explorar un territorio desconocido, tienen el potencial no sólo de hacer que las cosas sucedan a gran escala, sino también de inspirar a otros.

Las personas nacidas el 26 de Diciembre son individuos dinámicos y atractivos, y una vez que se fijan en alguien, tienden a conseguirlo.

Tienen tendencia a ser controladores en las relaciones cercanas y deben aprender a dar a los demás la libertad y autonomía que esperan para sí mismos. La lealtad es extremadamente importante para ellos, y cualquier tipo de indiscreción por parte de su pareja es particularmente difícil de manejar.

Las personas que nacen en este día pueden sufrir de tensión en sus cuerpos, provocando dolores, molestias, dolores de cabeza y fatiga.

Deberían realizar ejercicios -especialmente encogerse de hombros- para liberar parte de esta energía acumulada, ya que de lo contrario su salud se vería afectada.

En cuanto a la dieta, pueden sufrir problemas digestivos y, por lo tanto, deben aumentar la cantidad de fibra, frutas y verduras en su dieta y reducir la cantidad de azúcar, sal, cafeína, grasas saturadas y alimentos procesados o refinados que consumen.

El ejercicio moderado es esencial, especialmente actividades como la danza, la natación o el aeróbic, que les animan a ser más flexibles; el yoga también es muy recomendable. Vestirse, meditar y rodearse con el color naranja los animará a ser más espontáneos y cálidos en su acercamiento a la vida.

Estas personas pueden sentirse atraídas por la tecnología, la política, los servicios sociales o los medios de comunicación.

Las posibles opciones de trabajo podrían incluir grandes empresas, editoriales, publicidad, promoción, escritura, actuación y el mundo del cine. Cualquiera que sea la carrera que elijan, necesitan una que les ofrezca mucha diversidad y desafíos.

El camino de la vida de las personas del Signo Capricornio que nacen en este día es entrar en contacto con sus emociones y los sentimientos de los demás. Con una mente abierta y un corazón abierto, su destino es promover ideales que puedan hacer mejoras amplias y concretas en la vida de ellos mismos y de los demás.