Signo Acuario: nacidos el día 10 de Febrero

Planeta regente: Saturno

Las personas del Signo Acuario nacidas el día 10 de Febrero tienen una idea clara de lo que quieren lograr y de cómo quieren lograrlo. Es probable que la consecución de sus objetivos tenga prioridad sobre cualquier otra cosa.

Los logros les importan mucho, al igual que la aprobación y el reconocimiento de los demás. El reconocimiento clarividente de sus aspiraciones, junto con su capacidad de concentración, significa que es más que probable que superen sus objetivos profesionales.

Una vez que se establecen en un curso elegido, el impulso con el que estas personas están bendecidas puede llevarlos directamente a la cima. Sin embargo, deben tener cuidado de no volverse obsesivos.

Es importante que miren hacia adentro para identificar y aferrarse a la motivación real de su determinación. Es posible que descubran que no se trata de un éxito material, sino de dejar su huella en el mundo y ganarse la aprobación de los demás.

Aunque la ambición y el empuje de las personas nacidas en este día es explosiva, nunca las lleva a apuñalar a otros por la espalda. Intuitivo, honesto y decente, su ideal es lograr el éxito de la manera correcta sin dañar o lastimar a otros en el proceso.

Desafortunadamente, sin embargo, hay personas a las que son capaces de hacer daño sin darse cuenta; estas son las personas más cercanas a ellas a las que tienden a descuidar cuando sus objetivos tienen prioridad sobre todo y sobre todos los demás.

Si no tienen cuidado, esto puede dejarlos emocionalmente aislados y, en casos extremos, solos. Afortunadamente, entre las edades de veinte y treinta y nueve años hay muchas oportunidades para que ellos abran sus corazones y desvíen la atención de sí mismos hacia los demás.

A los cuarenta años hay un punto de inflexión en el que sienten la necesidad de ser más asertivos pero al mismo tiempo más apasionados en sus relaciones con otras personas.

Mientras las personas nacidas en este día recuerden que la admiración no es un sustituto del afecto, y puedan aprender de cualquier contratiempo que experimenten, sus considerables logros les valdrán tanto para su satisfacción personal como para la de un gran número de fans.

Las personas nacidas el día 10 de Febrero tienen un encanto carismático que atrae a los demás. Cuando se trata de asuntos del corazón, son muy buenos en saber cómo ganar el corazón de alguien más, pero pueden tener problemas para mantenerlo.

Es importante que no descuiden a sus seres queridos, ya que el apoyo amoroso de la pareja les da la seguridad y el sentido de la perspectiva que necesitan para tener éxito.

Debido a que las personas que nacen en este día tienden a ser tan impulsadas, a menudo son propensas a sufrir trastornos asociados con el estrés y la ansiedad, especialmente si hay problemas en el trabajo o si su trayectoria profesional se ha visto frustrada de alguna manera.

El insomnio puede ser una preocupación particular y es importante para ellos asegurarse de que haya una clara división entre el hogar y el trabajo.

El hogar debe ser un lugar tranquilo y tranquilo; también se beneficiarían de mucho ejercicio al aire libre, así como de pasatiempos, intereses y una amplia mezcla de amistades fuera del lugar de trabajo.

Vestirse, meditar o rodearse con el color púrpura les ayudará a calmarse y a honrar los placeres simples y los momentos reflexivos de su vida.

Estas personas tienen el empuje, la ambición y la determinación para triunfar en casi cualquier carrera que elijan. Pueden ser abogados, actores, agentes, políticos, funcionarios públicos, trabajadores de beneficencia, empresarios, deportistas, artistas, investigadores, fotógrafos, pilotos o directores.

De hecho, podría ser mejor para ellos, ya que tienen una tendencia a tunelizar la visión, no tener una sino varias carreras a lo largo de su vida.

El camino de la vida de las personas del Signo Acuario que nacen en este día es aprender a mirar fuera de sí mismas para llegar a los demás, así como dentro de sí mismas para entender su verdadera motivación. Una vez que son capaces de unir lo externo y lo interno, su destino es atraer reconocimiento por su arduo trabajo, dedicación e integridad.