Pareja Libra con Escorpio

Pareja Libra con Escorpio
La unión entre el elemento aire, representado por Libra, y el elemento agua, representado por Escorpio, no posee demasiados factores en común para amalgamar una relación compacta y lo suficientemente versátil para que sus diferentes naturalezas se complementen de forma armónica.

La condición extrovertida, comunicativa, cordial y templada del libriano, con frecuencia, choca con la actitud recelosa, secretiva y fría escorpiniana y, a pesar de que Libra es un maestro en el arte de la comunicación y maneja como nadie la técnica de la empatia, le cuesta penetrar en las sólidas defensas de Escorpio y acceder a su rico universo interno.

Sin duda, esta dificultad inicial incrementa el interés del curioso libriano y le incita a agasajar a Escorpio, a adaptarse a sus necesidades y a dedicarle todo el tiempo que haga falta, que ya es decir, porque Libra siempre tiene un problema con el tiempo, seguramente a consecuencia de que planifica y desea hacer más cosas de las que razonablemente puede llevar a cabo; no obstante, si la actitud del escorpiniano es demasiado cerrada e inflexible, el libriano, que no está demasiado acostumbrado a prolongados esfuerzos y a centrar su atención en una sola dirección, puede sentir que su interés por el escorpiniano decae sin remedio.

Ciertamente, Libra es curioso y se siente seducido por el magnetismo de Escorpio, pero para Libra, que siempre huye de los extremismos, todo tiene un límite y un tiempo, y el juego de la espera y de la incertidumbre, todavía mucho más.

A Escorpio le encanta el juego del «gato y el ratón» y dejar pistas y contraseñas falsas que dificulten el acceso a su identidad.

Nadie como él sabe habitar en la frontera de las contradicciones, la intriga, la impasibilidad y los calculados silencios, una tendencia, esta última, que, por una parte, saca de quicio al libriano y, por otra, le seduce sin remedio, al menos durante un tiempo.

De seguro, que la principal regla para garantizar la supervivencia de esta pareja es que sean capaces de encontrar el punto de equilibrio que reconcilie la suavidad y la extraversión librianas y la rudeza y la introversión escorpinianas y, sobre todo, que ninguno de los dos use con demasiada frecuencia el recurso de la manipulación, algo que ambos dominan de forma magistral, pero que muchas veces se les escapa de las manos.

Libra y Escorpio pueden llegar a crear una relación nutrida de obsesiones, recelos y desconfianza en la que ambos luchen insistentemente por llevarse al otro a su terreno para poder controlar así la relación.

Rara vez, no se establece entre ellos una lucha de poder, una rivalidad encubierta por las formas suaves de Libra y las sigilosas de Escorpio.

A ambos les resultará difícil sentirse relajados y plenamente confiados en su pareja. Libra tenderá a alimentar la convicción de que el inaccesible Escorpio le oculta cosas y este último se sentirá molesto por el, a su entender, carácter demasiado abierto con los demás del libriano.

A pesar de las dotes de observación y de análisis de Escorpio, Libra se escapa a su control; es como si sintiera que no tiene suficientes recursos para hacerle adicto a su amor, a su presencia, a su compañía.

Sin embargo, esta percepción no siempre es cierta porque aunque Libra sea flirteador y, aparentemente, se dé mucho a los demás, lo es más en las formas que en los contenidos y difícilmente traspasa la frontera del coqueteo, una adicción que le arrebata pero que suele controlar y que más bien usa para activar los celos (Libra lo llama interés) de Escorpio.

Libra, tan halagador como sensible al halago, utiliza estos trucos para que Escorpio se defina y adopte una actitud más abierta, cordial y dialogante; un recurso que, a veces, le funciona pero no siempre, porque activar los celos en Escorpio es jugárselo todo a una carta y con Escorpio, estos juegos son siempre peligrosos.

Qué tienen a favor

Son capaces de diseñar un modelo de convivencia en el que ambos puedan sentirse cómodos y protegidos y, aunque suelen discrepar en la forma de decorarlo y adaptarlo a sus necesidades, coinciden en lo sustancial y en la forma de gestionar su hogar.

Ambos aman la privacidad y no les resulta difícil compartir un espacio y vivir en armonía.

En la esfera sexual, la naturaleza masculina y activa de Libra se complementa con la femenina y pasiva de Escorpio, garantizando una unión plenamente gratificante.

Libra reafirma su yo en el intercambio sexual y con el apasionado Escorpio se siente cómodo y atendido en sus requerimientos. Ambos son amantes de los juegos, de los preliminares y de la renovación y rara vez caen en la inercia o en la rutina.

Qué tienen en contra

Establecer un tipo de diálogo transparente y sosegado no les resulta tarea fácil porque ambos tienden a expresarse de forma indirecta y a hablar en segundas.

Libra maquilla y edulcora todo lo que expresa, evitando cualquier choque verbal, y Escorpio, por su parte, pretende ser entendido aun sin hablar abiertamente.

El resultado es que les cuesta entenderse en este nivel y suelen generar numerosos equívocos entre ellos.

Identificarse con un proyecto de futuro común también les resulta complicado porque ambos conciben el futuro en términos radicalmente diferentes: Libra quiere vivir el presente, a lo grande y sin mirar atrás, y a Escorpio le cuesta trascender los vínculos afectivos del pasado y lograr un punto de no retomo que le permita mirar el presente de forma optimista y, mucho menos, el futuro.

Al industrioso y esforzado Escorpio le cuesta entender la ligereza y la dejadez con la que Libra se toma muchos asuntos que para él son vitales y urgentes; por su parte, a Libra, experto en posponerlo todo, le cuesta aceptar las manías y los empecinamientos de su compañero y cree que se toma la vida demasiado en serio.

Hacer tareas en común siempre les resulta complicado.

En caso de que entren en conflicto, Libra intenta dialogar, razonar y, en último caso, pactar como mal menor.

Sin embargo, con el cerrado y malicioso Escorpio, que rara vez olvida una afrenta, sus estrategias se topan con un muro
de mutismo e impasibilidad desconcertante que tiende a alargar los problemas y a no darles una fácil salida.

Síntesis de la relación de pareja Escorpio Libra

Escorpio y Libra se atraen magnética y apasionadamente, pero sus diferentes horizontes no les facilitan trazar un proyecto de vida compartido en el que ambos se sientan cómodos, confiados y gratificados.

De seguro que en la capacidad de compromiso y de aceptación de las diferencias personales reside el punto de encuentro de esta relación.

Tanto a Libra como a Escorpio les resultará provechoso eludir su tendencia a eludir: Libra las consecuencias del desamor y Escorpio las del amor.