Pareja Libra con Acuario

Pareja Libra con Acuario
El entendimiento entre dos signos de aire suele ser notorio porque ambos están troquelados con idéntica sustancia y, por consecuencia, tienden a filtrar sus personales experiencias con un tamiz parecido, con una visión que les induce a orientarse en la vida siguiendo consignas equivalentes y alimentando análogas expectativas.

Libra y Acuario se entienden porque viven en un mundo sin formas, en un universo de ideas, en muchos órdenes idealizado y pleno de imprevistos, paradojas y contrastes.

El elemento aire, el más inestable de la naturaleza, constituye el principio germinador por excelencia y el principal que permite la polinización cruzada, aquella que trae y lleva elementos ajenos y que se nutre de los mismos.

Esta es su principal función: circular, intercomunicar, mediar y polinizar. Y esto explica que sean los signos de aire los más susceptibles de ser influenciados y, a la vez, los más influenciadores, porque no hay nada que se expanda y propague más y mejor que las ideas y los conceptos, máximos atributos de este elemento.

A Libra y Acuario les resulta fácil conectar e intimar porque son extrovertidos, comparten muchos intereses y conceptos vitales y comulgan con parecido ideario.

Pueden llegar a pasarse horas hablando y riendo, totalmente ausentes de lo que ocurre a su alrededor, y únicamente absortos en su propia conversación.

Para ellos, el tiempo es una magnitud que no controlan demasiado y que les ocasiona trastornos y dificultades para poder estructurarse de forma individual.

Esto explica que tanto Libra como Acuario necesiten demasiado de los demás como una referencia reafirmadora de sus propósitos, ideas, intenciones y decisiones.

Sin duda, esta resuelta conexión que establecen no sólo les permite sentirse cómodos y entendidos, sino que, además, constituye un apoyo recíproco que les permite apuntalar una relación vitalista, animada y abierta a todo tipo de experiencias.

El anhelo primordial de Libra es el amor y el de Acuario, la amistad. Dos conceptos tan próximos como difíciles de amalga
mar para la mayoría de los mortales.

Para la óptica libriana, el amor incluye la amistad, la sobrepasa y termina engulléndola en su afán fusionador y vinculativo.

Contrariamente, para Acuario, que es el signo que con mayor frecuencia confunde amor y amistad, no siempre es así, pues le resulta difícil amar si previa o paralelamente no experimenta cierto grado de amistad o de camaradería.

Acuario se refugia en la amistad y busca la afinidad y Libra, más bien, desea una pareja que le complemente y lleve un poco las riendas de su vida.

En materia de amores, los signos de aire, permanentemente instalados en la interrogación, son los más sometidos a la amenaza de la soledad y los que más contradicciones albergan porque desean las certezas y la seguridad que aporta el vínculo y, a la vez, no quieren prescindir de la libertad de acción que les permita ir a la suya cuando convenga.

Desean el compromiso y, en igual medida, temen sentirse asfixiados por la relación y las dependencias.

Pasan del júbilo a la tribulación, de la esperanza al desencanto y de la afirmación a la negación en un santiamén y sin motivo objetivo que lo justifique.

En definitiva, anhelan el amor rescatador y, a la vez, se resisten a pagar el peaje que toda relación exige y que toma cuerpo en forma de renuncias, decisiones firmes y continuidad, sobre todo continuidad, atributo este último que rara vez es fuerte en los signos de aire, más emparentados con las mariposas y las libélulas que con cualquier otra especie zoológica.

No obstante, el entendimiento y la proximidad mental que existe entre Libra y Acuario constituyen un firme factor que les posibilita diseñar un tipo de relación abierta y a la medida de sus cambiantes expectativas.

Si alguna pareja puede hacer rimar amor con libertad, sin duda, es ésta, pero las rimas no siempre garantizan un soneto perfecto, sobre todo si el ritmo no acompaña.

Qué tienen a favor

La condición extrovertida y comunicativa que comparten les permite establecer un tipo de diálogo transparente, intimista y enriquecedor para ambos, con frecuencia, incluso sin recurrir a las palabras.

Acuario tiene fama de espontáneo, franco y abrupto, pero no suele ser mal intencionado cuando habla y, a través del comedido Libra, aprende a escuchar más y a controlar su vehemencia y su necesidad de llevar siempre la contraria. Por su parte, el libriano se siente cómodo y entendido expresando sus sentimientos al acuariano.

En la medida que sus ritmos personales son compatibles, les resulta muy factible compartir actividades, momentos de ocio y colaborar, en general, en tareas comunes. Juntos pueden divertirse, vivir el presente, viajar y mantener un ritmo de vida activo y pleno de estímulos.

Su elevado grado de sociabilidad les permite integrarse en cualquier contexto y mantener un elevado grado de interacción con su medio. Las amistades comunes y los contactos personales son una fuente de gratificación para esta pareja que vive más en contacto con los demás que entre ellos mismos.

La plena armonía que experimentan en la esfera sexual, les permite paliar aspectos deficitarios de la relación y les garantiza una unión más allá del vínculo, satisfactoria para ambos, y que puede llegar a ser la antesala de su permanencia como pareja.

Qué tienen en contra

No les resulta fácil establecer un modelo de convivencia armónico y estable en el que puedan sentirse cómodos y protegidos.

Ambos demandan una excesiva atención de su pareja y se quejan continuamente de no recibir suficiente atención, aunque en la mayoría de ocasiones son ellos mismos los que piden más de lo que ofrecen.

Sin apenas darse cuenta, pueden convertir una relación abierta en un prototipo de asfixia e insatisfacción inmotivada.

Identificarse con un proyecto de futuro común tampoco es tarea fácil para ninguno de los dos, sobre todo porque les cuesta consolidar objetivos y discrepan en la forma de vivir su tiempo personal y común, sin percatarse de que tiempo y amor son uno, o no son nada.

En caso de conflicto, suelen adoptar posiciones de suficiencia y más que discutir tiende a ignorarse y les cuesta dar el primer paso de la reconciliación.

Como ambos son signos mentales, caen en la tentación de querer aplicar criterios objetivos a conflictos subjetivos, una estrategia que el tiempo les demuestra que resulta más que ineficaz y que no hace más que acumular problemas sin resolver.

Síntesis de la relación de pareja Acuario Libra

Acuario y Libra son una pareja capaz de entenderse en los aspectos más complejos y delicados de la relación y, a la vez, de naufragar en un mar de pequeñeces y de contratiempos por ellos mismos impulsados.

En su capacidad para concretar, para comprometerse y para decidir, residirá, en buena medida, la continuidad de su relación, algo que, sin duda, tienen garantizado si son capaces de conjugar el verbo amar sólo usando el modo indicativo presente.