Pareja Géminis con Géminis

Pareja Géminis con Géminis
La unión de dos geminianos potencia el elemento aire (comunicación, movimiento, ideología) y permite un amplio entendimiento e identificación entre ambos que, desde el primer instante, sabrán reconocer las profundas afinidades que les vinculan. Dos signos positivos, dinámicos y mentales, cuando juntan sus comunes naturalezas crean una relación compacta y genuina-mente fusionada.

Su compartida condición desapegada, flexible y curiosa les inclina a ambos a vivir la vida en movimiento, a estar abiertos a las circunstancias, al momento y a la continuada renovación. Como es de suponer, una relación de estas características, donde la provisionalidad adquiere su máxima expresión, sólo puede cristalizar armónicamente si el perfil de carácter de ambos es afín, como es el caso.

Nadie mejor que un Géminis entiende las turbulencias, contradicciones e impaciencias que otro Géminis, que las experimenta en igual medida y con idéntica intensidad.

Juntos, forman una pareja extremadamente compatible y benéfica en la que se evidencian notoriamente las afinidades que los unen, pero también se destacan las carencias que la unión por sí misma se encarga de delatar y que suelen tomar una forma de desorden y desorganización congénitas.

La unión de dos signos de aire, evidentemente, oxigena la relación e impide anclarse en la rutina pero, en el extremo, mucho aire descontrolado puede generar una perniciosa corriente que hace volar todo por los aires, incluso los papeles que ambos jueguen en la relación, aunque esto no suele ser problema, porque con Géminis los papeles son tan intercambiables como transitorios.

Su facilidad para congeniar de inmediato les permite hacerlo todo de forma vertiginosa. Se conocen, se atraen y son capaces de mudarse a cualquier lugar e irse a vivir juntos casi de inmediato. La versatilidad y la capacidad de adaptación que comparten les permiten sincronizar sus respectivos ritmos personales y vivir la aventura de un encuentro que sospechan que ha sido guiado por el destino.

Géminis no necesita seguridades ni le importa cambiar sus planes sobre la marcha, le basta con experimentar y con explorar la aventura, que es la que le hace sentirse vivo, y cuando encuentra a un colega marcado por las mismas estrellas, a un alma gemela, en este caso en sentido literal, sabe que se inicia para él una nueva aventura, quizá la más venturosa de cuantas haya tenido hasta el momento.

La extroversión de ambos, unida a su capacidad de comunicación, les posibilita entenderse, aunque parezca mentira, hablando mucho menos de lo propio en ellos y, por otra parte, ampliar sus intereses personales e incrementar su personal círculo de amistades y conocidos. Un hecho importante, porque a ambos les encanta vivir más en contacto con la gente y con el pulso del entorno inmediato que en el propio domicilio.

Son una pareja que puede llevar la vida de forma sincrónica, aunque su tipo de sincronía no entienda de tiempos ni de relojes y, mucho menos, de esperas.

La flexibilidad e inteligencia que caracterizan a ambos les permiten beneficiarse de un tipo de unión que no les exige tener que renunciar a ser ellos mismos por el simple hecho de estar en pareja, una circunstancia que, por desgracia, no es demasiado frecuente. Géminis se caracteriza por ser dialogante, permisivo y racional. Difícilmente se deja arrastrar por los celos o por el sentido de la posesión tan común en otros signos del zodíaco.

Su concepción del amor, más mental que pasional, más dual que unilateral, le permite posicionarse en la relación de una forma que incluso puede parecer neutra, inexpresiva o superficial pero que, en cualquier caso, no suele generar conflictos de orden pasional.

Dos Géminis no sólo pueden ser amantes, porque su naturaleza les exige ser amigos, camaradas y cómplices. Juntos necesitan exprimir, expresar y compartir lo mejor de sí mismos y sin duda lo pueden lograr y, a la vez, sentirse correspondidos y amados, porque la correspondencia, en todos los sentidos, es un arte geminiano, una gracia que ambos podrán disfrutar sin demasiado esfuerzo, tan sólo sabiéndose escuchar incluso en el silencio.

Qué tienen a favor

• Juntos, establecen un modelo de convivencia igualitario, abierto y escaso de normas que a ambos les funciona porque saben adaptarse a cualquier situación, funcionar en equipo y repartir equitativamente las tareas básicas.
• Tienen facilidad para establecer un proyecto de vida común que, aunque no sea del todo coincidente según las expectativas de ambos, sí puede ser compartido y adaptado a las necesidades de los dos. Seguramente, nadie como esta pareja puede dar viabilidad a diferentes y heterogéneos proyectos y conseguir llevarlos conjuntamente a buen puerto y, lo que es mejor: ser capaces de disfrutar y participar sin rivalidad de los éxitos y logros de su compañero.
• El carácter extrovertido de ambos y su sentido del humor les permiten expresar y verbalizar cualquier hecho que pudiera resultar molesto, evitando, así, ir acumulando contrariedades en el baúl de los resentimientos.
• Viajar juntos siempre constituye un compartido placer y una segura válvula de escape en momentos de tensión. Viajar, para ellos, no sólo es sinónimo de pasárselo bien, sino también de ampliar su círculo de amistades y de enriquecerse de múltiples experiencias y vivencias.
• Íntimamente compatibles, desinhibidos y duales, pueden disfrutar de una relación plena, sin exigencias y abierta a cualquier posibilidad erótica. A ambos les gusta jugar e intercambiar roles y no tienen la apremiante necesidad de ganar o de dominar, por lo que el sano entendimiento y la diversión están más que garantizados.

Qué tienen en contra

• No les resulta fácil dar la orientación y el propósito adecuado a todo lo que hacen o desean y como suelen vertebrar su vida según el momento presente y el movimiento constante, les resulta difícil profundizar en las experiencias y tienden a dejarse llevar por un tipo de vida superficial, dominado por los estímulos del momento.
• Los problemas económicos suelen ser una constante en esta desprendida pareja que no suele ser un modelo de método, constancia o de previsión.
• Resulta curioso observar que cuando se juntan dos geminianos suelen aparecer de forma intermitente problemas de salud y laborales: cuando uno está bien, el otro enferma; cuando uno tiene trabajo, el otro va al paro.
• En caso de conflicto, son hábiles para distorsionar cualquier cosa a través de la palabra y para escaparse por la tangente cuando algo no pinte según sus intereses. Cuando se pelean, normalmente, discuten de forma airada y, aunque solucionen poco porque son expertos en aparcar problemas, al menos, se divierten recordándolo más tarde.

Síntesis de la relación de pareja Géminis Géminis

Dos geminianos forman una relación mechada de aventura, de diversión, de jovialidad y de entendimiento. Una relación contaminada por el momento, por el movimiento y por la compartida adicción a los cambios inmotivados, la misma que les incita a vivir sobre la marcha, en un intento de mantenerse atrapados en la adolescencia, en esa etapa que parece que los tiene abonados para envidia de todos aquellos que no envejecen de igual forma.